SANIDAD

Vacunar de varicela a 16.000 bebés le costará a Canarias 320.000 euros

VACUNAS
El Ministerio ha conseguido una sustancial rebaja en el coste del suero tras negociar con los laboratorios. / DA

Al final imperó la lógica y la opinión de los especialistas. El Gobierno central ha tenido que dar marcha atrás después de su controvertida decisión de excluir del calendario vacunal la profilaxis de la varicela para los bebés, una decisión que puso en pie de guerra a los pediatras y generó un agrio debate político y social. Ahora, dos años después de aquella imposición, el nuevo ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, ha decidido escuchar a los profesionales y a las propias comunidades autónomas, protegiendo a la población infantil a partir de enero de 2016.

De este modo, se suministrará una primera dosis de la vacuna de la varicela entre los 12 y 15 meses de vida, y una segunda de refuerzo entre los tres y los cuatro años. La inclusión de este suero en el calendario vacunal infantil supondrá para Canarias un desembolso durante el primer año de unos 320.000 euros, un gasto extra para la Consejería regional de Sanidad. Su nuevo titular, el socialista Jesús Morera, considera “injustificado” incluir en el calendario la vacuna de la varicela en edades pediátricas tempranas, aunque deja claro que no tiene inconveniente que esta medida salga adelante.

Actualmente se administra solo a niños de 12 años que no han pasado la enfermedad

Eso sí, Morera es muy crítico con “los defectos de forma en la tramitación del cambio del calendario, y, sobre todo, la falta de rigor de estos cambios injustificados, que generan incertidumbre a la población”. Y es que, a pesar de que el Consejo Interterritorial aprobó ofrecer la vacuna de la varicela de forma gratuita, serán las comunidades autónomas las que tengan que sufragarla. El precio en el mercado de cada dosis (cuya comercialización está prohibida en España desde hace dos años) es de más de 70 euros, aunque el Ministerio ha conseguido que los laboratorios lo rebajen a unos 20 euros.

En el Archipiélago, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el año pasado nacieron en torno a 16.300 niños, por lo que el coste del primer año para la adquisición de esta vacuna ascendería a los referidos 320.000 euros, una cifra que posiblemente se duplicaría el siguiente año con la inclusión de la segunda dosis de refuerzo.

Dosis de refuerzo

El Ministerio de Sanidad no ha explicado todavía cómo se va a suministrar la profilaxis, pero los pediatras prevén que a partir de enero se empiece a vacunar a los niños que ese mes cumplen un año, y así progresivamente. Posteriormente, ya en 2017, se comenzaría a suministrar a los más pequeños la dosis de refuerzo. “Celebramos la incorporación de una vacuna que nunca debió de ser retirada de las farmacias. También queremos tranquilizar a los padres que están preocupados por los continuos cambios en su suministro. Es una vacuna segura y efectiva”, manifiesta la presidenta de la Sociedad Canaria de Pediatría Extrahospitalaria, Ángeles Cansino, quien recuerda que los especialistas llevan décadas pidiendo la inclusión de esta vacuna en el calendario infantil.

Actualmente, la vacuna de la varicela figura en el calendario oficial, pero se administra exclusivamente a los niños de 12 años de edad que no han pasado la enfermedad. El Ministerio de Sanidad incluso prohibió la venta de este suero en farmacias en junio de 2013, pero muchos padres -por recomendación de los propios pediatras- han ido a comprarla a países vecinos, como Francia y Portugal.

La prevención ante la meningitis B, a punto

El Ministerio anunció también hace unos días que la vacuna de la meningitis B volverá a venderse libremente en las farmacias, después de un año dispensándose únicamente en los hospitales, a pesar del criterio de los pediatras. La decisión sobre la vacuna de la varicela se produce dos meses después del contagio de difteria de un niño catalán que no estaba vacunado por decisión de sus padres. Con la inclusión de nuevo del suero contra la varicela en el calendario, España se equipara a otros países con sistemas avanzados en materia vacunal, como Estados Unidos, Canadá, Australia o Alemania, entre otros.