TENERIFE

‘Reconstrucción’ turística en marcha

Seis  son los grandes proyectos de nueva inversión o renovación  ejecutados en la Isla a lo largo de este año. / SUJA
Seis son los grandes proyectos de nueva inversión o renovación ejecutados en la Isla a lo largo de este año. / SUJA

El destino turístico tiene que avanzar y más si se tiene en cuenta que el sector es el principal motor de la economía tinerfeña. A lo largo de este año se han iniciado o ejecutado diferentes proyectos de mejora en instalaciones hoteleras, encaminadas a diversificar la oferta y aumentar la calidad del alojamiento, que suponen el inicio de una nueva época.

En estos momentos, diversas empresas del sector están trabajando en diferentes proyectos hoteleros, entre nuevas infraestructuras, reformas totales y reformas parciales. Así, según los datos manejados por el Cabildo de Tenerife se calcula que durante 2015 la inversión hotelera ascienda a alrededor de 300 millones de euros. Además, esta cantidad genera puestos de trabajo durante la ejecución de las obras, a los que se sumará en un futuro el nuevo empleo en las propias instalaciones. De hecho se estima que esta cifra pueda estar en más de 800 empleos.

En concreto, a lo largo de este año la inversión se ha centrado, desde el punto de vista económico en seis proyectos importantes, que suman 286 millones de euros y suponen la puesta en servicio de 4.442 plazas alojativas, de las cuales 1.698 son nuevas.

Durante este ejercicio se ha anunciado la construcción de dos nuevos complejos hoteleros, de cinco estrellas, ambos en el municipio de Adeje. Se trata del hotel Corales Suits Resort, del grupo Barceló, en el que se invertirán 80 millones de euros, y Victorias Suite Hotel, del grupo Fedola, con un coste de 85 millones de euros. En ambos casos se crean en torno a 700 plazas alojativas y se genera 300 puestos de trabajo, en cada uno de ellos.

Las principales renovaciones totales efectuadas en Adeje se localizan en los hoteles Hard Rock Café Playa Paraíso (con más de 1.200 plazas y una inversión de 40 millones de euros) y los Riu Palace y Riu Arecas, con 26 y 25 millones de euros de desembolso, respectivamente. A ello se suma la renovación, en la localidad de Puerto de la Cruz, a cargo del Grupo Lidnen del Hotel La Chiripa, que se encontraba cerrado y que supondrá con un gasto de 30 millones de euros la creación de 300 plazas hoteleras y 100 empleos directos.

A estos proyectos de mayor envergadura desde el punto de vista económico se suman otros procesos de reformas parciales importantes en diferentes puntos de la Isla. Destaca el caso del hotel Paradise Park, en Arona, que ha invertido este año una partida que asciende a tres millones de euros, incluyendo, además, una reconversión importante en el modelo turístico que se oferta a la clientela y su filosofía.

Además de la renovación y mejora de las infraestructuras hoteleras, y la creación de nuevas plazas alojativas, estas iniciativas impulsarán también otros modelos de negocio. De hecho, mientras que en el caso de La Chiripa se apuesta por un sector enfocado más a la salud, el proyecto Corales Suits se conforma por apartamentos de lujo y el Victorias Suite Hotel apuesta por un concepto más familiar, de tal manera que la línea a seguir que parece se está marcando desde los empresarios hoteleros es tanto la apuesta por la calidad de los servicios, como la diversificación de la oferta. En esta línea, el presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, indicó que “la Isla es un destino muy interesante para la inversión turística, tanto en renovación como para nuevo proyectos”. Con respecto a las iniciativas ya mencionadas, recalcó que “en todos los casos estamos yendo a proyectos de alta calidad, segmentando el destino; hay resort, hoteles familiares o vinculados a la salud, aumentando así la riqueza del destino”. Por último, destacó el hecho de que “si se invierte es porque el destino es rentable y tiene futuro desde el punto de vista turístico”, a la par que hizo hincapié en que iniciativas de esta índole resultan interesantes, además, por que “se tira mucho de empleo local, tanto durante la construcción, como en la fase de explotación”.

El consejero de Turismo del Gobierno insular, Alberto Bernabé, puso de manifiesto que “este año con los seis grandes proyectos más las reformas en otros complejos, se puede hablar de una inversión de alrededor de 300 millones, siendo el mejor ejercicio desde que comenzó la crisis económica en 2007”. Recalcó que el hecho de que muchas de las nuevas iniciativas empresariales vayan enfocadas al turista de lujo, puede revertir de forma positiva en otros ámbitos de la economía, “ya que se trata de un perfil de visitante con mayor poder adquisitivo y un gasto turístico en destino más elevado, que deja dinero en comercios, restaurantes y otras actividades como las excursiones o visitas”.

Efecto contagio
El consejero insular de Turismo recalcó su confianza en que estas inversiones produzcan un “efecto contagio en el sector”, y se siga apostando por la rehabilitación y construcción en la Isla. En cuanto a la generación de empleo matizó que el sector tiene capacidad de crear puestos de trabajo, aunque puntualizó que “la pena es que no sea suficiente”. Aún así, bernabé precisó que “lejos de buscar en el ámbito turístico un culpable hay que estar satisfecho de las cifras que contabilizan”.

En esta línea, el presidente de la Asociación Hotelera y Extrahotelera de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife (Ashotel), Jorge Marichal, explicó que desde el año 2013 que se modificó la ley los empresarios han apostado por la renovación en la Isla. “Hay muchas inversiones, estas más grandes y otros pequeños proyectos en marcha, que van encaminados a que el destino turístico crezca”, recalcó.

El presidente de la patronal recordó que hay que remontarse a bastantes años atrás para ver un ejercicio con un volumen de inversión tan elevado, al igual que matizó que “2015 es un año histórico en cuestión de inversión”. Mostró su confianza en que esta dinámica de mejora y renovación sea asumida por otros empresarios del sector hotelero en los próximos años, creando así “un efecto dominó”.

“El objetivo es construir un destino más moderno, con un valor añadido y apostando por la calidad” puesto que, a su juicio, este es la línea a seguir ya que “no podemos competir con otros destinos a nivel de precios”. Marichal quiso también destacar la cantidad de empleo que se está generando en el ámbito hotelero y extrahotelero, no solo durante las fases de construcción y renovación, sino también en la puesta en servicio. “Estamos hablando de muchos miles de empleos, por eso creo que es muy injusto y además una tontería cuando se dice que el sector turístico no está creando puestos de trabajo en la Isla”, aseveró.

Implicación pública
“Tenemos que apostar por el binomio del turismo y la construcción”, aseguró el director gerente de la Federación Provincial de Entidades de la Construcción de Santa Cruz de Tenerife (Fepeco), Óscar Izquierdo. Además de la mejora y la construcción de la infraestructura privada, el portavoz de la patronal de la construcción abogó por que las administraciones públicas trabajen también en actuaciones de mejora turística en los espacios públicos. “Hace falta un impulso, no solo por parte del sector privado, sino también de las administraciones -ayuntamientos, Cabildo, Estado y Gobierno de Canarias- para posibilitar la creación de más empleo”, dijo. Con respecto al ámbito de la construcción, uno de los sectores más dañados por la crisis económica en las Isla, Izquierdo puntualizó que las cifras indican una ligera mejoría sobre todo desde febrero del pasado año, momento en el que se empieza a apreciar un incremento en el empleo.

Sin duda, la Isla vive un momento de esperanza turística, después de años en los que la crisis frenó su futuro.

Piden aprobar los planes de modernización

Una de las principales demandas del sector hotelero insular, con el fin de poder continuar el proceso de reconversión de la infraestructura, es la aprobación de los planes de modernización turística de las distintas localidades de la Isla. En este sentido se posicionó el presidente de la Asociación Hotelera de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife (Ashotel), Jorge Marichal, quien en declaraciones a este medio insistió en la importancia de reactivar estos trámites por parte del Gobierno de Canarias. “Si la normativa fuera más rápida sería mejor”, afirmó.

En esta línea, Marichal urgió a al visto bueno definitivo al Plan de Modernización de Arona y aseguró que “hay inversiones importantes en el municipio a la espera de la aprobación de este documento”. Además del caso de Arona, reclamó que se agilicen planes de modernización en otras zonas de la Isla, como Costa del Silencio o Callao Salvaje, que también se han visto ralentizados en los últimos meses. “Estamos esperando por algunos desde antes de verano y la importancia radica en que si estuvieran aprobados aún habría más proyectos, más inversión y más empleo”, sostuvo.

El presidente de la patronal hotelera aseguró que ya han tenido reuniones en esta línea e insistió en que “al menos el Plan de Arona debe estar culminado antes de finales de año”. Asimismo, recordó que si antes de las elecciones se insistió en esta materia, ahora no debe ser menos importante la agilización de la normativa.

Por su parte, el consejero de Turismo del Cabildo tinerfeño, Alberto Bernabé, coincidió con el presidente de Ashotel en destacar la importancia de la aprobación de estos documentos de ordenación, aunque hizo hincapié en que el Gobierno insular defiende que “no deben ser aprobados a cualquier precio ni con cualquier modelo”. Además, abogó por lograr el “máximo consenso” e insistió en que el modelo debe “garantizar el futuro”.