EDUCACIÓN

Nelson ‘expulsa’ de los colegios a Jesucristo y Aristóteles

Los cambios normativos han desplazado asignaturas otrora obligatorias como la Religión y la Filosofía. / DA
Los cambios normativos han desplazado asignaturas otrora obligatorias como la Religión y la Filosofía. / DA

El gofio, los volcanes o la derrota del almirante Nelson ante las milicias canarias dirigidas por el general Antonio Gutiérrez de Otero han sacado este curso de las aulas isleñas a materias tradicionales como Filosofía y Religión, las dos grandes damnificadas de la última y controvertida reforma educativa. Esta reduce sustancialmente la carga lectiva que tenían la Biblia o los clásicos griegos, que en el caso del Archipiélago han sido reemplazados por la asignatura de Historia y Geografía de Canarias, que se imparte en 4º curso de la ESO con carácter obligatorio.

Dicha asignatura, junto a la incorporación de una segunda lengua extranjera en 1º de Bachillerato, son las dos principales novedades del nuevo currículo introducido por la Consejería de Educación que dirigía José Miguel Pérez antes de las elecciones. Este, como también su sucesora en el cargo, Soledad Monzón, se opuso frontalmente a la conocida como ley Wert, pero tanto los profesionales como los sindicatos se cansaron de exigir “soluciones reales” a los problemas que está ocasionando la LOMCE en los colegios e institutos canarios.

En el caso de la Religión, el sindicato mayoritario del profesorado, Anpe, recuerda que la Constitución establece en su artículo 27.3 que “los poderes públicos deben garantizar el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”. Este derecho se mantiene en casi toda Europa, donde la materia de la Religión se imparte en todos los centros escolares, a excepción de Francia. En España, además de Religión Católica, también se oferta la doctrina musulmana, evangélica y judía. “Esta variedad de credos demuestra que la pluralidad de pensamientos sigue presente en la escuela”, insisten desde Anpe, donde recuerdan que, a pesar de las preferencias de los padres, la decisión de restringir los horarios planteada por la anterior Consejería de Educación ha provocado el “recorte de la plantilla” de docentes.

“El anterior equipo educativo, con José Miguel Pérez al frente, decidió anteponer la ideología a los derechos laborales del profesorado de Religión y favorecer la marginación de este colectivo”, recalcan desde Anpe, quienes subrayan que “mientras que en Primaria se dejó que cada centro decidiera sobre la asignatura, en Secundaria se eliminó una hora en 3º, mientras que en 1º de Bachillerato se incorporó una alternativa. Esto ha provocado un notable descenso de las horas de contratación del profesorado de Religión”. De hecho, según los últimos datos de adjudicación a los que ha tenido acceso este periódico, este curso se han perdido 15 puestos de trabajo (de 188 docentes contratados en 2014 se ha pasado a 173) y casi la mitad de los profesionales de la especialidad se han quedado con jornadas muy reducidas, con la consiguiente pérdida de salario.

“Son los padres y los alumnos los que deciden qué enseñanzas cursar. Ninguna administración puede anteponer sus creencias y recortar, de paso, derechos laborales”. Por ese motivo, Anpe Canarias demanda a la actual Consejería regional más “comprensión”, tanto con las familias como con los docentes afectados.

Pensamiento crítico

En el caso de la Filosofía, la situación en el Archipiélago es incluso peor. La LOMCE ha reducido la asignatura de forma sustancial en las aulas. Para empezar, ha pasado de ser obligatoria a optativa. Hasta ahora se enseñaban en Secundaria y Bachillerato tres materias relacionadas (Filosofía, Valores Éticos e Historia de la Filosofía), pero solo la primera es obligatoria ahora en 1º de Bachillerato. El resto depende de cada comunidad autónoma. Es decir, un estudiante puede cursar toda la educación obligatoria y salir a los 16 años sin haber visto los fundamentos que estructuran el pensamiento occidental, desde los clásicos como Platón o Aristóteles, a Kant, Freud o Descartes.

La Consejería canaria, no obstante, recuperó Historia de la Filosofía como opción para todas las modalidades de 2º de Bachillerato, pero la nueva ley amenaza con sacarla definitivamente de los colegios el próximo curso. No en vano, hasta el 1 de septiembre había 30 plazas menos para docentes de esta asignatura en las Islas, ya que se ha pasado de 316 en el curso 2014-2015 a 286 en el ejercicio actual. Según explican algunos de los afectados al DIARIO, la clave de la reforma está en que el Gobierno quería reforzar la Historia de España como obligatoria en todas las comunidades autónomas, y decidió sacrificar la Filosofía. “Las materias básicas no se aprenden en un año, se estudian en ciclos formativos. Y los alumnos necesitan un recorrido mínimo”, reiteran los docentes, quienes recalcan que “incluso en el terreno de la educación instrumental, la Filosofía enseña a expresarse, a hablar. Por eso, las escuelas de negocios se han dado cuenta de que un economista o un ingeniero necesitan las humanidades”, destacan las mismas fuentes, quienes exponen que la reducción horaria y menos peso de la asignatura “sobre todo, es una pena para los alumnos”. “La adolescencia es una edad magnífica para hacerse preguntas. Y la filosofía les lleva a enfrentarse a nuevas inquietudes, a hacerse adultos”, concluyen con pesar.

Las enseñanzas artísticas también se quedan sin sitio

La reducción horaria y significativa pérdida de carga lectiva de materias otrora obligatorias como Filosofía y Religión, también ha afectado con la llegada de la LOMCE a las enseñanzas artísticas y musicales. De hecho, solo una rápida reacción del profesorado y los sindicatos evitó que asignaturas como Música quedaran completamente en el ostracismo.

No en vano, en un principio la Consejería de Educación limitó la optatividad de la Música a un solo itinerario de Bachillerato -el de Artes Escénicas, Música y Danza-, pero finalmente tuvo que acceder a ofertarla también en el de Humanidades, aunque solo en segundo curso. Pese a esta mínima concesión, los profesores de la asignatura continuarán movilizándose para que la Música “recupere la importancia que tenía en toda la Secundaria”. Paradójicamente, según datos facilitados al DIARIO por el sindicato Anpe, respecto al curso pasado, los profesores de la especialidad han aumentado ligeramente en el Archipiélago, ya que ahora hay 21 más que en 2014. Ello se debe a que se ha incorporado una asignatura de libre oferta autonómica en primero y segundo de la ESO -Prácticas Comunicativas y Creativas-, que implica al denostado profesorado de Música. Se trata, no obstante, de un aumento “engañoso” del número de docentes, subrayan desde Anpe, puesto que “imparten menos horas, por lo que sus salarios también han empeorado”.