“Está de moda el postureo; pero hay mucha gente seria en la sombra”

Fernando Hernandez Abad, entrenador deportivo.
Fernando Hernández-Abad es licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, Máster Profesional en Alto Rendimiento de Deportes de equipo dirigido, doctor en Ciencias de la Salud y miembro de la Unidad de atención integral del deportista de San Juan de Dios. | FRAN PALLERO

Fernando Hernández-Abad de la Cruz es uno de los profesionales más reconocidos a nivel nacional e internacional en su especialidad. A punto de cumplir los 42 años, este licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, Máster Profesional en Alto Rendimiento de Deportes de equipo dirigido, doctor en Ciencias de la Salud y miembro de la Unidad de atención integral del deportista de San Juan de Dios, además de profesor en diversos máster de postgrado en alto rendimiento deportivo no ha tenido un camino de rosas y ha tenido etapas que ha sufrido para poder ganarse la vida. Actualmente asesora a clubes y federaciones -europeas y asiáticas- así como a varios deportistas de alto nivel. Defensor de su colectivo profesional y de que la preparación deportiva debe estar en manos de una persona cualificada en un mundillo plagado de intrusismo, se muestra orgulloso de estar entre los profesionales que no han elegido el camino fácil para ganarse la vida. “Hay un montón de profesionales serios trabajando muy bien en Canarias lo que pasa es que lo normal es que no sean lo más mediáticos”.

-Trabaja en Tenerife con varios deportistas que tienen posibilidades de acudir el próximo verano a los Juegos Olímpicos de Río ¿Les acompañará en Brasil?

“Si te sales del fútbol y el baloncesto, el deportista de élite lo pasa mal a nivel económico y vivir es complicado. La mayoría de dificultades se relacionan a la hora de poder mantenerse a nivel profesional, no digo vivir bien, sino para poder dedicarse al alto rendimiento. Salvo que vaya con una Federación, estar junto a mis deportistas supondrá un esfuerzo muy grande tanto para ellos como para mí. Además, como se trabaja el día a día, tenemos estrategias para que cuando salgan puedan seguir trabajando con la misma calidad que si estuviera yo con ellos. Les planifico los entrenamientos pues trabajamos con biofeedbaks que, en función de una serie de parámetros ya estudiados y relacionados, me permiten controlarles a distancia. Además, en España están muy centralizados los centros de alto rendimiento, donde sí hay personas que se dedican full time. Yo tampoco puedo dejar mi trabajo para ir a Brasil. Mis facturas las paga mi trabajo en Tenerife y los cursos que imparto, porque hasta la investigación también está muy maltratada en España”.

-Con su destacada experiencia en el campo de la preparación física. ¿Por qué le llena tanto la preparación física de alto rendimiento cuando otros compañeros con menor o igual prestigio viven con más comodidad en el fitness?

“En mis 42 años siempre he sido de los que se me ponen los pelos de punta cada vez que voy a trabajar, y en ese aspecto ya es un poquito tarde para cambiar. Está claro que los centros de entrenamiento y el fitness es un negocio y muy lucrativo. Y mucha gente me dice, que debería dar un cambio de orientación a mi trabajo y ser más visible, pero está el código no escrito, de que si lo que quieres es seguir entrenando a este tipo de deportistas de alto nivel tienes que ser discreto y poco mediático. Esas son las normas del juego y muchas veces trabajas más por lo que te gusta que por lo que te retribuye. Soy discreto, llevo entrenando muchísimos años y la gente que viene a mí lo hace por mi trayectoria, porque han hablado de mi trabajo, y no porque tenga mucha visibilidad o presencia en las redes sociales. Es licito y respetable. Ellos están más enfocados al fitness y esta claro que el nicho de mercado es diferente y las motivaciones de las personas que buscan un entrenador personal son otras que el deportista que trabaja para el alto rendimiento, son totalmente incompatibles. Y aprovecho para romper una lanza por el resto de compañeros que no han elegido el camino fácil, y por los deportistas que hipotecan sus vidas para dedicarse al deporte de manera profesional, ya que si salimos del fútbol o baloncesto, es lamentable la situación en la que malviven, y de aquellos preparadores físicos que optan por deportes que no son mayoritarios. Pero cada día van a su trabajo y luchan por ayudar a sus deportistas a salir adelante y a difundir nuestro trabajo de una manera honesta, sin engañar a la gente, sin postureo. Hablando de una ciencia y trabajando seriamente”.

-Tiene una amplia trayectoria profesional en deportes de equipo ¿Por qué no está tan reconocida la figura del preparador de club?

“Lo que nos pone en nuestro sitio es el resultado deportivo y la competición”

“Particularmente llevo a algunos jugadores de equipos que requieren de una ayuda extra, pero siempre procuro tener contacto con mis compañeros de clubes -en la isla hay muy buenos preparadores físicos-. Muchas veces no es por demérito de ellos sino porque la manera de concebir la preparación física de deportes de equipo en España está muy obsoleta en cuanto a la ratio preparador-número de jugadores. Es imposible que, por muy bueno y cualificado que sea ese profesional, pueda conseguir ser eficiente con la cantidad de jugadores que tiene que atender. Y lo digo por la experiencia de también haber trabajado en equipos profesionales lo he visto. Es lamentable pero el que se nos reconozca no depende de nuestro trabajo ni de nuestra implicación, pues al final los hilos del deporte los mueven personas que entienden de negocios. Por contra, fuera de España es alucinate el trato y la importancia que le dan a los preparadores físicos. De hecho, para trabajar con un grupo grande de atletas de élite necesitas la coordinación de todos los profesionales que forman el equipo biomédico (fisios, médicos, incluso delegados y entrenadores ayudantes), porque una persona sola no puede gestionar un grupo grande, otra cosa sería el fitness que puedes tener a 15 personas trabajando”.

“Hay muchas empresas lucrativas que contribuyen a empeorar la salud de los canarios”

-Su trabajo es más reconocido a nivel nacional e internacional ¿Por qué no ha salido fuera del Archipiélago a desarrollar su trabajo?

“Honestamente he superado etapas en mi vida en las que ha sido insostenible mantener esta filosofía de trabajo en la isla. Lo ideal hubiese sido salir, pero no tendría otras cosas que ahora llenan mi vida, como mi mujer y mis hijos. No me arrepiento pero, ya con una responsabilidad familiar, dar el paso sería complicado. Tendría que llegar con una buena oferta económica para que me lo pudiera plantear. Todos sabemos que en un equipo profesional asumes mucho riesgo y tu continuidad no depende de tu trabajo sino de otros aspectos. Lamentablemente, si eres bueno tienes que salir fuera para que te valoren. Este año impartiré clases de postgrado y de alto rendimiento en cinco Universidades, llevo vinculado a la Federación Española de baloncesto bastantes años, he estado en dos mundiales, tres europeos, y en tres selecciones nacionales de tres deportes diferentes, y cuando voy a hacer un curso de formación en las Islas no se apunta casi nadie. Sin embargo, se llenan los cursos para sacar títulos de entrenador personal en seis meses de cualquier deporte de moda. Hay muchas empresas que de manera lucrativa están contribuyendo a empeorar la salud de los canarios orientándolos mal”.

-¿Ha tenido que decir a algún deportista que por su estructura corporal debería dejar de practicar una actividad deportiva?

“Particularmente, no. Otra cosa sería que el estado patológico (por lesión, dolencias, etc), lo aconsejara, y en este caso sí. Intentaríamos trabajar en cambiar su estructura corporal para que siguiera haciendo la actividad física que le gusta. Hoy en día, porque el deporte está de moda y se abre un chiringuito en cualquier sitio, lo normal es que si no se tiene la formación adecuada, el trabajo de fuerza esté mal orientado. Me han llegado deportistas a los que he tenido que reorientar porque sé que serían más eficientes en su rendimiento si tuviese otras características. En este mundo lo que nos pone en nuestro sitio es el resultado deportivo y la competición, y hay que reorientarlo para ser más eficientes”.

-Por eso es tan importante el trabajo específico de cada deportista según cada especialidad según deporte y la genética y la materia prima de los deportistas…

“Cuando prescribes un ejercicio incides sobre la salud de la persona”

“Me interesa la antropometría porque permite obtener el somatipo del deportista, y clasificar la estructura corporal de esa persona. Sobre todo se aplica en la detección de talentos y en los programas de formación que orientan al joven al deporte cuyas características le benefician. En el caso de un deportista ya hecho, que tiene talento y cualidades, hay que intentar reorientar su estructura corporal para facilitarle su rendimiento. Hoy en día la fuerza es la capacidad física por excelencia y la que determina el resto, ya que puedes trabajarla para que se manifieste según las condiciones del deporte de manera explosiva, de manera lenta, con picos determinados de potencia…”

-¿El entrenamiento mal orientado llega sobre todo por el intrusismo profesional?

“Lo que está de moda actualmente es el postureo. Porque hay un montón de gente seria trabajando muy bien en Canarias, lo que pasa es que muchas veces, lo normal es que no sean lo más mediáticos. El intrusismo es algo muy grave. A ninguno se nos ocurriría ir a una persona que ha sacado un título en tres meses y que hace cuatro era mecánico, si tenemos que hacernos un implante en la boca. Tenemos claro y asociamos directamente a un odontólogo o un médico con una cualificación. En el deporte nos cuesta un poco más, pero cuando tu prescribes un ejercicio físico, estás incidiendo directamente sobre la salud de esa persona, por lo que debe llevarla a cabo por un profesional, ya que podría llevarle a problemas muy graves de salud. Por desgracia, cuando una persona busca un entrenador lo primero que pregunta es el precio y, en muchos casos, descarta un licenciado”.

“Hay quien se compra unos tenis de 160 euros y no se gasta 200 en una revisión y una cita en el cardiólogo”
-Muchas personas se han sumado a la moda de las pruebas de larga distancia sin preparación.

“Deben estar en manos de una persona cualificada que sepa guiarle. Pongo por ejemplo el excelente trabajo que se realiza en la unidad de atención integral del deportista de San Juan de Dios . Allí se ofrece previsiones pre participatorias en la que se realiza una analítica completa, se le concierta una cita con un medico especialista en medicina del deporte, se le hace una prueba de esfuerzo con un electrocardiograma y un eco cardiograma, que descartan un montón de situaciones críticas. Hay personas que no se lo piensan dos veces en comprarse unas zapatillas de 160 euros, y una bicicleta de 1.000 y no se gasten 200 euros en una revisión y una cita en el cardiólogo”.

Santa Cruz de Tenerife 23.02.16.-  Fernando Hernandez Abad, entrenador deportivo.
Santa Cruz de Tenerife 23.02.16.- Fernando Hernandez Abad, entrenador deportivo.
sergio rodriguez y fernando hernandez-abad
Sergio Rodríguez, en su etapa en la NBA, durante un entrenamiento con Fernando Hernández-Abad. | SERGIO MÉNDEZ

“Sergio Rodríguez se ha ganado a pulso todo lo que tiene”

Hernández-Abad llevó la preparación de Sergio Rodríguez cuando el jugador tinerfeño se encontraba en su etapa en la NBA. Y en su etapa en el Tenerife Baloncesto de la Liga Adecco Oro trabajó con el MVP de la Copa del Rey, Gustavo Ayón.

“Sergio tiene un talento innato, y la NBA es una liga muy exigente ya que se juegan muchos partidos cada semana. Lo que pretendíamos era ayudarlo en sus período de transición entre temporadas a que su fuerza mejorase. Cuando juegas un volumen tan grande de partidos, el índice de lesiones sube por lo que la fuerza no solo es una compañera a la hora de mejorar tu rendimiento, sino un punto fundamental a la hora de prevenir las lesiones, y eso se aborda de manera integral. A parte de la madurez que ha ido cogiendo, en los últimos años Sergio ha tenido una evolución física espectacular, y en el Real Madrid está en manos de un gran profesional y amigo como es Juan Trapero. Además, la accesibilidad en medios que tiene en ese club para poder trabajar se añade que el capitán es una persona hipercualificada tienes todos los ingredientes”.

Fernando Hernández-Abad reiteró que “El camino de Sergio no ha sido de rosas, y todo lo que tiene se lo ha ganado a pulso. Ha estado siempre con la guardia alta y eso le ha llevado a la evolución que ha tenido, convirtiéndolo en uno de los referentes en su posición de base a nivel nacional y europeo”.